Trastornos Generalizados del Desarrollo

TRASTORNOS GENERALIZADOS DEL DESARROLLO escrito por Claudia Sánchez Redondo, logopeda de XiCaEs

El Trastorno Generalizado del Desarrollo (TDG) se trata, en concreto, de un amplio abanico de síndromes y trastornos que se caracterizan por deficiencias graves y alteraciones en varias áreas del desarrollo como la comunicación, la interacción social o la existencia de comportamientos, aptitudes o intereses estereotipados.

Aunque estos trastornos suelen aparecer durante la infancia, antes de los tres años de edad, sus síntomas pueden perdurar hasta la vida adulta.

El “Manual Diagnóstico y Estadístico de los Trastornos Mentales”, editado por la Asociación de Psiquiatría Americana y publicado en español en 2002 (DSM-IV-TR), define los trastornos generalizados del desarrollo como “una perturbación grave y generalizada de varias áreas del desarrollo: habilidades para la interacción social, habilidades para la comunicación o la presencia de comportamientos, intereses y actividades estereotipadas”. Las alteraciones cualitativas que definen estos trastornos no son coherentes ni están en proporción con el nivel de desarrollo o la edad mental de la persona.

Las características, a rasgos generales y siempre teniendo en cuenta que cada persona es diferente, son las siguientes:

- Déficits en el reconocimiento social:

  1. Aislamiento e indiferencia hacia otras personas.
  2. Falta de interés por aspectos sociales de la interacción.
  3. Cero contacto social espontáneo, pero aceptación pasiva de los intentos de aproximación a otras personas.
  4. Establecimiento de contactos sociales espontáneos, pero de manera “extraña” y muy vinculada a sus rituales y preocupaciones obsesivas. Falta de interés por las ideas y sentimientos de otros.
  5. La forma más leve suele encontrarse en adultos con deficiencias sociales severas en la infancia, pero que han progresado mucho. Poseen una pobre comprensión de reglas para la interacción social y escasa sensibilidad en relación con los otros.

- Déficits en la comunicación social:

  1. Ausencia de intencionalidad comunicativa.
  2. Expresión solo de deseos, sin otras formas comunicativas.
  3. Expresión de comentarios sobre hechos, pero que no forman parte de un intercambio social o son irrelevantes al contexto.
  4. Uso de un lenguaje elaborado, pero sin implicación en una auténtica pauta de conversación recíproca. Presencia de temas repetitivos y largos monólogos, sin tener en cuenta al interlocutor.

- Déficits en imaginación y comprensión social:

  1. Ausencia completa de imitación significativa y juego de ficción.
  2. Presencia de imitación, pero sin comprensión real del significado de la acción realizada.
  3. Representación estereotipada y repetitiva de cierto rol sin variación ni empatía.
  4. En personas mayores y más capaces hay cierta apreciación de que “algo sucede” en la mente de otros, pero sin comprender qué es. Cierta habilidad para reconocer sentimientos de otros, pero más a un nivel intelectual que empático y emocional.

- Déficits en habilidades conductuales

  1. Predominio de conductas motoras estereotipadas.
  2. Movimientos repetitivos más complejos, de carácter ritual. Vinculación intensa e inexplicable a ciertos objetos.
  3. Insistencia a realizar ciertas secuencias de acciones o en la representación o construcción de ciertos contenidos y objetos.
  4. Preocupación obsesiva por algunos contenidos intelectuales.

Para realizar un plan de intervención en personas con TDG es necesario prestar especial atención a las habilidades y puntos fuertes de estas personas. Realizar una evaluación que implica todos los aspectos comentados es fundamental para que la intervención sea lo más estructurada e individualizada posible.

Claudia Sánchez Redondo- Logopeda

Grado en Logopedia en la Universidad de Valencia. Especializada en logopedia clínica en daño neurológico y en terapia miofuncional.

Trayectoria profesional: Logopeda en una clínica con niños/as con dificultades de aprendizaje

Actualmente trabaja en Xicaes, tratando con los niños/as que tienen alterada la comprensión y/o producción del lenguaje, el habla, la voz, trastornos orofaciales mediante terapia miofuncional y alteraciones en la deglución.