Teorías Neurocognitivas del trastorno del espectro autista

TEORÍAS NEUROCOGNITIVAS DEL TRASTORNO DEL ESPECTRO AUTISTA escrito por Alicia Fonfría Moreno, psicóloga de XiCaEs

Existen diversas teorías que intentan dar una explicación de forma global del Trastorno del Espectro Autista (TEA). A partir de estudios neurológicos y genéticos se ha observado que el autismo podría estar causado por alteraciones genéticas que se expresan en anomalías cerebrales. Desde el punto de vista cognitivo, existen varias teorías explicativas:

Modelo del déficit en la Teoría de la Mente

Según esta teoría las personas con TEA presentan dificultades para atribuir estados mentales (lo que la gente piensa, sabe, siente, etc.) para sí mismos y para los demás. Así, las personas con TEA tendrían preservada su capacidad de comprensión sobre hechos del mundo físico y organizados por reglas, pero mostrarían dificultades para comprender hechos realizados por personas, por ejemplo, empatizar. Esta ‘ceguera emocional’ podría explicar las dificultades que presenta a nivel social y comunicativo.

Teoría de la coherencia central débil

De acuerdo con esta teoría, las personas con TEA procesan mejor los detalles, pero tienen dificultades para percibir la globalidad de la información. Además, esta teoría explicaría porqué las personas con TEA muestran dificultades para reconocer emociones. Para reconocer caras se requiere procesar los rasgos,por un lado, y el conjunto por otro. Así, para interpretar la expresión emocional se necesita procesar la cara en su conjunto, surgiendo de ahí sus dificultades en el reconocimiento facial.

Teoría de la disfunción ejecutiva

Esta teoría plantea que el déficit principal se encuentra en las funciones ejecutivas, mostrando dificultades en flexibilidad cognitiva, planificación, organización y regulación conductual.

Teoría del fallo de la intersubjetividad

El término intersubjetividad hace referencia a un proceso en el que se entrelazan la conciencia, la motivación, la cognición y las emociones y permite comprender las intenciones de las personas de forma intuitiva. Según esta teoría, las personas con TEA mostrarían dificultades para comprender las intenciones de los demás, que son la base del desarrollo social complejo posterior.

Diversos estudios han puesto de manifiesto la relación entre tareas de coherencia central, funciones ejecutivas y la teoría de la mente en personas con TEA. Así, se observa que las funciones ejecutivas y la coherencia central desempeñan un papel fundamental en el desarrollo posterior de la teoría de la mente. La capacidad de mentalización en las personas con TEA depende del desarrollo del funcionamiento ejecutivo y de la coherencia central, siendo factores de riesgo con valor predictivo del desarrollo mentalista posterior. En conclusión, este conjunto de teorías intentan explicar cómo piensan y procesan la información las personas con TEA. El autismo no solo implica afectación de procesos cognitivos complejos y de alto nivel, sino que también se observan déficit a nivel de procesos primarios.

Alicia Fonfría Moreno- Psicóloga

Licenciada en Psicología en el 2008. Máster en Psicología General Sanitaria y Psicopatología, Salud y Neuropsicología.

Trayectoria profesional: Investigadora de la UJI durante cuatro años trabajando con pacientes con daño cerebral adquirido y enfermedades neurodegenerativas.

En la actualidad trabaja con pacientes con esclerosis múltiple, personas con discapacidad intelectual y niños con trastornos del neurodesarrollo en el proyecto Xicaes.