La responsabilidad de los niños/as

LA RESPONSABILIDAD DE LOS NIÑOS/AS escrito por Alicia Fonfría Moreno, psicóloga de XiCaEs

La responsabilidad es la capacidad de tomar decisiones y asumir las consecuencias de las acciones que llevamos a cabo, dirigido a un objetivo último: el bien propio y el de los otros. La responsabilidad es un valor que se va adquiriendo. Mediante la imitación del adulto y la aprobación social que comporta actuar de manera responsable, la responsabilidad es un valor que se va adquiriendo gradualmente. Esto significa que es un proceso que requiere tiempo y esfuerzo por parte de los padres y los educadores, pero que tiene un gran valor a lo largo de la vida. A veces resulta complicado establecer las cosas qué puede hacer un niño en función de la edad. A continuación, os presentamos en esta mesa como fomentar la responsabilidad según la edad del niño.

De 2  a 3 años Es una edad en la cual todavía no se ha desarrollado el autocontrol, por lo cual los resulta difícil diferenciar las conductas adecuadas y las inadecuadas. En este rango de edad podemos realizar estas acciones, siempre col•laborando con el adulto:
Guardar su ropa (zapatillas, pijama).
Posar o quitar cosas concretas de la mesa (p. ej., servilletas).
De 3 a 4 años En esta edad el autocontrol está más instaurado, se comportan en función del castigo o la recompensa, saben ordenar las cosas, y son capaces de observar al adulto y actuar por imitación. Las tareas que pueden realizar son:
Preparar elementos sencillos de la mesa (cubiertos, platos, etc.).
Vestirse y desvestirse solo.
De 4 a 5 años Continúa imitando al adulto, pero ahora ya muestra más iniciativa para realizar conductas como vestirse, recoger juguetes, comportara adecuadamente en función de l contexto. En esta edad puede:
Poner la mesa al completo.
Realizar algún encargo dentro del entorno familiar.
Es más autónomo en la comida y en la cura personal (puede calzarse, lavarse, ir al baño solo).
Entre 5 y 6 años Aunque todavía necesita la guía del adulto, es conveniente dar dos alternativas para razonarle cuál es la conducta adecuada y qué no. Además en esta edad es capaz de asimilar más normas y actuar en consecuencia. Puede realizar el siguiente:
Quitar el polvo.
Recoger la mesa.
Prepara su ropa para vestirse.
Entre 6 y 7 años Puede y debe prepararse los materiales para realizar una actividad.
Todavía se guía por las normas y hábitos del adulto.
Aprende normas sociales relacionadas con el saludo, la despedida, el agradecimiento, etc.
Va adquiriendo la noción de justicia y comprende las normas morales con ejemplos.
8 años Puede organizarse en la distribución del tiempo, del dinero y de los juegos.
Empieza a adquirir autonomía personal y puede controlar sus impulsos.
Tenemos que mostrar una actitud que favorezca la iniciativa y mantenernos con cierta exigencia al mismo tiempo.
Entre 9 y 10 años Puede encargarse de alguna tarea doméstica y tiene que realizarla con responsabilidad y cierta corrección.
Entre 11 y 12 años La influencia de los amigos tiene mucho peso y su conducta está muy influenciada por el comportamiento que observa en sus amigos.
Tiene sentido de responsabilidad, trata de cumplir sus obligaciones y se hace más flexible en sus juicios.
También podemos observar como su conducta puede ser mejor cuando está fuera del contexto familiar.

Por último, hace falta resaltar que estas etapas que acabamos de ver tienen que entenderse de manera flexible, puesto que cada niño y niña tiene su propio proceso de aprendizaje e interioriza la información de manera diferente y con tiempos diferentes.

Alicia Fonfría Moreno- Psicóloga

Licenciada en Psicología en el 2008. Máster en Psicología General Sanitaria y Psicopatología, Salud y Neuropsicología.

Trayectoria profesional: Investigadora de la UJI durante cuatro años trabajando con pacientes con daño cerebral adquirido y enfermedades neurodegenerativas.

En la actualidad trabaja con pacientes con esclerosis múltiple, personas con discapacidad intelectual y niños con trastornos del neurodesarrollo en el proyecto Xicaes.