Afasia

AFASIA  escrito por Claudia Sánchez Redondo, logopeda de XiCaEs

¿Qué es la afasia?

La afasia aparece cuando una persona sufre un daño cerebral y las zonas encargadas de la producción y comprensión del lenguaje quedan afectadas. Esta dificultad puede desarrollarse despacio (como en caso de una enfermedad neurológica progresiva) o puede ocurrir de repente.

La afasia puede aparecer pura o en conjunto con otra sintomatología como la disartria, apraxia del habla, dificultades en lectura y escritura…

La afasia ocurre principalmente en personas mayores, ya que es más probable que sean estas las que sufren un daño cerebral por ictus que los  niños y/o adolescentes. Aunque también puede ocurrir en esta población por traumatismos craneoencefálicos o tumores cerebrales.

Existen diferentes tipos de afasia, pero a grandes rasgos podríamos clasificarlos en dos grupos: la afasia de Broca y la afasia de Wernicke.

  • Afasia receptiva o de Wernicke: La persona sufre dificultades para comprender el lenguaje, tanto hablado como escrito. Aunque escucha la voz de su interlocutor o puede ver las palabras escritas en un papel, no consigue entender el que escucha o lee -el que se conoce como Alexia-. Además, suele hablar con fluidez y con un ritmo natural, pero las frases resultan confusas, sin coherencia y a veces están compuestas por palabras que no están relacionadas entre sí. Todo esto ocurre sin que la persona sea consciente que el que dice no tiene sentido y no se den cuenta que los otros no los entienden. Lo mismo sucede al escribir.
  • Afasia expresiva o de Broca. La persona afectada por este tipo de afasia suele entender el significado de las palabras y saber qué desea responder, pero encuentra dificultades para encontrar las palabras adecuadas. Parla sin fluidez ni ritmo, con mucho de esfuerzo, con oraciones muy cortas y omitiendo palabras; a pesar de esto, su discurso tiene sentido para sí misma, y los oyentes suelen poder entender el que quieren expresar. Generalmente, ellas pueden comprender mejor el que los otros los quieren decir que el que ellas pueden expresar. Se suelen dar cuenta de sus problemas para expresarse y pueden verse afectadas anímicamente por eso. También suelen ser incapaces de escribir. Estas personas suelen asociar una dificultad de movimiento en la parte derecha de su cuerpo.

Las personas con afasia a menudo ven enormes mejoras en sus habilidades de lenguaje y comunicación en los primeros meses, incluso sin tratamiento. Sin embargo, en muchos casos, después de este periodo de recuperación inicial todavía queda un poco de afasia. En estos casos, la terapia del habla y el lenguaje se utilizan para ayudar los pacientes a recuperar su habilidad para comunicarse con logopedas especializados.

Hay que decir, que es importante la inmediatez en estos casos, puesto que como hemos dicho, muchas veces la mejora ocurre de manera natural, pero otras muchas no, por lo tanto, el poder contar con terapias enfocadas a la mejora desde el primer momento comporta mejores resultados.

El/la logopeda tendrá que planificar un programa de intervención que se ajuste a las necesidades específicas de cada paciente con unos objetivos claros. En estos casos, el logopeda también tendrá que prestar el apoyo necesario a las familias, ayudarlos y facilitar pautas que los sirvan de ayuda para favorecer la comunicación con su familiar contribuyendo a la mejora de su entorno social.

Claudia Sánchez Redondo- Logopeda

Grado en Logopedia en la Universidad de Valencia. Especializada en logopedia clínica en daño neurológico y en terapia miofuncional.

Trayectoria profesional: Logopeda en una clínica con niños/as con dificultades de aprendizaje

Actualmente trabaja en Xicaes, tratando con los niños/as que tienen alterada la comprensión y/o producción del lenguaje, el habla, la voz, trastornos orofaciales mediante terapia miofuncional y alteraciones en la deglución.