Historias sociales

Historias sociales escrito por Maria José Jorge, psicóloga de XiCaEs

Las historias sociales son una herramienta de aprendizaje social que apoya el intercambio seguro y significativo de información entre padres, profesionales y personas con autismo de todas las edades.

(Carol Gray)

Las historias sociales fueron creadas originalmente por Carol Gray en los años 90, basando su trabajo en la «Teoría de la Mente», según la cual las personas con alguna alteración en el desarrollo de su teoría de la mente tienen un déficit en la capacidad de entender las intenciones ajenas, lo que les crea bastantes dificultades para desarrollar una conducta social adecuada.

La teoría de la mente, concepto acuñado por Premack y Woodruff (1978), es la capacidad para comprender la existencia de estados mentales (deseos, creencias, pensamientos, ideas, sentimientos, etc.), la capacidad de atribuir esos estados mentales a uno mismo y a los demás, de entender que pueden ser verdaderos o falsos y de ser capaz de emplear esta competencia en la predicción de situaciones derivadas del comportamiento de los demás. Todo esto hace que la teoría de la mente sea crucial en el desarrollo adecuado de la cognición socio-emocional y el desarrollo de una conducta social competente.

Muchas personas con TEA no muestran esta capacidad de mentalización o teoría de la mente, padecen una especie de “ceguera” ante las mentes de los demás e incluso ante la propia. Esta ceguera podría explicar muchas dificultades que presentan estas personas a nivel social y comunicativo. Son numerosas las investigaciones han demostrado las dificultades de las personas con TEA en los procesos mentales propios y ajenos: Reconocer intenciones de los demás, juego simbólico, falta de imaginación, inferencias de estados emocionales y direcciones de la mirada, engaños y mentiras, nula comprensión del sarcasmo, metáforas, bromas e ironías.

Según la teoría de la mente la comprensión de que las personas no comparten los mismos pensamientos y sentimientos que uno mismo, se desarrolla durante la infancia, es decir, es en esta época, alrededor de los 4 y 5 años, cuando se adquiere la capacidad para adoptar la perspectiva de los otros. Los niños continuarán desarrollando su teoría de la mente después de los 5 años, aprendiendo a predecir los pensamientos y sentimientos de los otros. También comienzan a comprender el lenguaje complejo de la teoría de la mente como son las mentiras, el sarcasmo y el lenguaje figurado. Algunos expertos consideran que la teoría de la mente se sigue desarrollando durante toda la vida a medida que vamos acumulando más experiencias con las personas y sus comportamientos.

Según el modelo del déficit en la Teoría de la Mente, las personas con autismo tienen dificultades en la atribución de estados mentales (lo que la gente piensa, siente, desea, sabe, etc.) para sí mismos y para los demás. Esto se ha desarrollado recientemente en una teoría que afirma que las personas con autismo son buenas en la comprensión de los eventos del mundo físico u organizado y causado por reglas y sistemas (sistematizar), pero son menos eficaces en la comprensión de los acontecimientos causados por los agentes humanos (empatizar). Muestran dificultad para comprender por qué las personas hacen y dicen determinadas cosas, dificultades para mantener una conversación y contar una historia, comprender la perspectiva de los personajes que aparecen en cuentos, dificultades para hacer amigos y para participar en juegos de carácter simbólico.

Las Historias Sociales de Carol Gray se recomendaron inicialmente para niños con TEA de alto funcionamiento que poseían habilidades básicas de lenguaje. Sin embargo, las investigaciones desarrolladas a partir de 1995 sugieren que se pueden emplear en menores con dificultades de aprendizaje más severas.

La finalidad de las Historias sociales es mejorar la comprensión de las habilidades sociales. Son historias cortas, escritas en primera persona para niños con TEA, para facilitar su comprensión de las situaciones sociales.

Mientras que los niños con un desarrollo típico pueden deducir lo que es apropiado en distintas situaciones sociales, los niños con autismo encuentran estas situaciones sociales confusas. Las historias sociales tratan de ayudar al niño con TEA a manejar su propia conducta describiendo de manera explícita lo que debe suceder en una situación, cuándo, cómo y por qué ha de suceder.

Las historias sociales son una especie de  guiones o manuales de instrucciones desarrollados de manera visual, y generalmente con imágenes, que van a facilitar y dar apoyo visual a los niños y niñas con TEA y otros trastornos del desarrollo. Les van a ayudar a comprender mejor socialmente, no solo las situaciones que son problemáticas, sino también para conversar con ellos acerca de lo que ha resultado una experiencia satisfactoria.

Para elaborar una buena historia social deberemos tener en cuenta:

  • Identificar una habilidad relacionada con la competencia social que queramos destacar.
  • Pensar en un título que responda a una cuestión que la historia explicará o describirá.
  • Escribir desde el punto de vista de la persona, es decir en primera persona.
  • Las historias sociales se escriben de manera individualizada de acuerdo al nivel de comprensión del niño y de acuerdo a sus dificultades conductuales o falta de comprensión social, especificas.
  • Redactar la historia con frases cortas, en positivo (no incluir imágenes de prohibido o de comportamientos no deseados), y que describan la situación o cómo se sentiría una persona en una situación parecida.
  • En cuanto a la composición de las historias sociales estas han de contener cuatro tipos de frases: Descriptivas/ de perspectiva/ Directivas/ Afirmativas /de control y cooperativas. La ratio recomendada es de 5 frases afirmativas, descriptivas y/o con perspectiva frente a cada frase directiva.
  • Al final de algunas historias es muy útil sugerir una nueva estrategia y también explicar cómo se sentirían otras personas.
  • Las imágenes no son imprescindibles, pero sí recomendables.

No hay que olvidar que cuando elaboramos una historia social no estamos elaborando un manual de instrucciones ni un cartel señalizador, pues la esencia de la historia social es la experiencia interactiva.

“Conectando con los otros”: cómo los niños pequeños desarrollan la Teoría de la Mente. The Hanen Centre

https://autismpdc.fpg.unc.edu/evidence-based-practices

María José Jorge Esteve- Psicóloga

Licenciada en Psicología en la Universitat Jaume I. Especialista en Desarrollo Infantil y Atención Temprana.

Trayectoria profesional: Amplia experiencia en apoyo a personas afectadas de parálisis cerebral y patologías afines. 

Actualmente trabaja como psicóloga en XiCaEs realizando intervenciones con niños con capacidades especiales y sus familias.