Hipersensibilidad sensorial en fiestas

HIPERSENSIBILIDAD SENSORIAL EN FIESTAS escrito por Pilar Rubert Saura, coordinadora de XiCaEs

Los niños con TEA suelen padecer hipersensibilidad sensorial de tal forma que las sensaciones normales son percibidas con una intensidad intolerable, algo que empeora en períodos festivos por el ruido común y excesivo.

Los ruidos excesivos de música o petardos, las aglomeraciones, incluso los olores provocan a personas con TEA un gran nivel de ansiedad y estrés debido a una sobrecarga sensorial, liberando los neurotransmisores propios del estrés y generando un gran nivel de alteración conductual y emocional que provoca diferentes respuestas como: taparse los oídos, inquietud, irascibilidad, miedo, rabietas, huidas…

Todo ello les hace asociar estas situaciones a malas experiencias. En algunos casos se llega incluso a asociar dónde se han vivido, por lo que posteriormente se tiene incluso que cambiar de trayecto para ir al cole, por ejemplo, y no pasar por la calle dónde han tenido esas sensaciones,  para evitar desencadenar una crisis.

Muchas familias con niños con TEA buscan estrategias para protegerlos, preparándolos con antelación durante días, o buscan sitios alejados para pasar las fiestas y así evitar exponerlos a los ruidos, pero no siempre es posible. Por ello os dejamos unos consejos ya que se acercan las nuestras fiestas patronales:

  • Proveer al niño de unos cascos o tapones para salir a la calle con ellos puestos, esto reducirá en gran medida la intensidad a ciertos estímulos auditivos (petardos, bombetas, charangas…)
  • Vestir al niño con prendas interiores ajustadas para que le proporcionen cierta presión corporal, lo que les puede ayudar a bajar su nivel de estrés
  • Anticipación visual mediante imágenes (pictogramas) de las situaciones: adelantándonos a las situaciones que se va a enfrentar. También se puede mostrar a través de pantallas (ordenador, tablet, etc.) situaciones donde haya este tipo de estímulos.
  • Proporcionar de manera adaptada al niño un modelo de respuesta adecuado a cada situación desagradable para él/ella
  • No insistir ni forzar a estos niños a participar en las situaciones que conocemos les son desagradables
  • Alejamiento: Si sucede de manera no esperada, alejarse de la fuente de ruido.
  • Para favorecer la desensibilización y tolerancia a todos estos estímulos, sería recomendable trabajar con meses de antelación desde un servicio especializado (Terapia Ocupacional - Psicologia).

Pilar Rubert Saura- Coordinadora

Integradora Social

Dilatada experiencia en proyectos destinados a niños/as que presentan necesidades educativas especiales.

Coordinadora de la mayor parte de los Campus Natura que se han llevado a cabo hasta la actualidad.