Hiperlaxitud articular

HIPERLAXITUD ARTICULAR escrito por Estela García Martín, Terapeuta Ocupacional y Fisioterapeuta de XiCaEs

Cuando hablamos de hiperlaxitud articular nos referimos a una movilidad exagerada en las articulaciones. Siempre hay personas más “elásticas” que otras, el caso más claro de hiperlaxitud lo encontramos en los contorsionistas.

En los diferentes estudios que se han realizado se ha comprobado que la hiperlaxitud es más frecuente en mujeres que en hombres, oscilando entre el 5-15%. Además, la hiperlaxitud en la infancia es mayor y disminuye conforme aumenta la edad.

Cuando la hiperlaxitud se acompaña de dolor se define como: “síndrome de hiperlaxitud articular”, también se le conoce como “síndrome de hipermovilidad benigno”. Asimismo, de las personas con hiperlaxitud sólo entre un 5-10% sufren algún problema derivado del exceso de movilidad. Este síndrome se debe diferenciar de otros como el de Marfan, que también cursa con hipermovilidad articular pero que implica también trastornos vasculares como aneurismas o rotura de vasos sanguíneos.

Las implicaciones más directas de la hiperlaxitud son el dolor muscular y en las articulaciones, las luxaciones recurrentes, deformaciones de la columna vertebral (por ejemplo la escoliosis), un menor tono muscular (hipotonía) y derrames del líquido articular que pueden conducir con el tiempo al desarrollo de artrosis. Los estudios también han demostrado mayor predisposición al dolor en las articulaciones sobre todo en las piernas debido a las sobrecargas. Se puede presentar además mayor elasticidad de la piel, mayor facilidad para la equimosis (formación de moretones) e incluso existe relación con los trastornos de ansiedad teniendo mayor predisposición.

Actualmente, el diagnóstico de hiperlaxitud se realiza mediante una exploración de las articulaciones y una escala denominada Beighton, la cual es un conjunto de maniobras que se puntúan y se considera que una persona hiperlaxa debe puntuar más de 4 puntos sobre una escala de 0 a 9.

ESCALA DE BEIGHTON
  IZQUIERDO DERECHO
1. Aposición del pulgar al antebrazo 1 1
2. Hiperextensión de rodilla más de 10º

3. Dorsiflexión del 5º dedo hasta 90º

1 1
4. Hiperextensión del codo más de 10º 1 1
5. Tocar con las palmas el suelo 1 1
TOTAL: 9 PUNTOS

¿CUÁL DEBE SER SU TRATAMIENTO?

Se debe establecer un buen diagnóstico, ya que muchas veces se diagnostica a los pacientes con enfermedades reumáticas e incluso que han estado en tratamiento con antiinflamatorios. Se les debe explicar que tienen un síndrome benigno y lo más habitual es que no sea invalidante.

En cuanto al tratamiento, podemos tratar la hiperlaxitud utilizando terapias locales como por ejemplo férulas (muñequeras, coderas, tobilleras, etc.), infiltraciones que realizan los traumatólogos y  fisioterapia utilizando la electroterapia y masaje descontracturante de la musculatura.

Se recomienda que se evite la sobrecarga habitual (obesidad, cargar pesos), realizar ejercicios de fortalecimiento y estiramiento muscular (deben ser ejercicios suaves sin forzar la articulación). Deportes como la natación o el yoga también son recomendables.

Por último, es muy importante el tratamiento del componente de ansiedad que puede acompañar al síndrome de hipermovilidad benigno, mediante fármacos adecuados en la menor dosis posible y sobre todo un acompañamiento psicológico adecuado.

Estela García Martín- Terapeuta Ocupacional y Fisioterapeuta

Graduada en Terapia Ocupacional y Fisioterapia por la Universidad Católica San Vicente Mártir de Valencia.

Trayectoria profesional: terapeuta ocupacional en centros para personas con enfermedad mental y en una escuela infantil inclusiva. Fisioterapeuta en una clínica privada.

Actualmente trabaja en Xicaes realizando intervenciones de Terapia Ocupacional y Fisioterapia con los niños y sus familias.