Disartria

DISARTRIA escrito por Claudia Sánchez Redondo, logopeda de XiCaEs

¿Qué es la disartria?

La disartria se produce cuando los músculos necesarios para la producción del habla están debilitados o resulta difícil controlarlos. Esto produce dificultad para hablar o hablan con un ritmo lento que resulta difícil de comprender.

Las causas más comunes son los trastornos del sistema nervioso y las afecciones que causan parálisis facial o debilidad de la lengua y/o de los músculos de la garganta. El control motor se ve afectado, dando lugar a alteraciones en el tono, la fuerza, la movilidad y la velocidad de los movimientos. Todo esto provocará dificultades de respiración, articulación, entonación y fonación.

Para conseguir una mejora en el habla de las personas que sufren disartria es necesario que se trabaje desde diferentes perspectivas: paciente, familia y logopeda.

¿Cuáles son los síntomas de alerta?

  • "Arrastrar" las palabras al hablar
  • Hablar muy bajito o ser apenas capaz de murmurar
  • Hablar con lentitud
  • Hablar con rapidez y "entre dientes"
  • Movilidad limitada de la lengua, los labios y la mandíbula
  • Entonación (ritmo) anormal al hablar
  • Cambios en el timbre la voz (voz "nasal" o sonar "espeso")
  • Ronquera
  • Voz entrecortada
  • Babeo o escaso control de la saliva
  • Dificultad al masticar y tragar

El tratamiento consiste en:

- Trabajo orofacial: mediante este tipo de ejercicios se persigue mejorar el tono muscular y un aumento de la sensibilidad tanto intra como extra-bucal. Estos ejercicios pueden realizarse mediante utensilios específicos para mejorar la musculatura como puede ser el z-vibe, contraste con frío-calor, mordedores…

- Trabajo en la articulación: el objetivo de este tipo de ejercicios consiste en mejorar la articulación del habla mediante la repetición de fonemas, sílabas y palabras. Se puede trabajar con lectura de palabras, frases, trabalenguas y refranes.

- Trabajo respiratorio: es importante hacer hincapié en la coordinación fono-respiratoria, fomentando la respiración diafragmática, tanto sentado como tumbado o de pie. Se pueden realizar ejercicios practicando la respiración a diferentes ritmos.

- Trabajo de entonación (prosodia): se realizarán con el objetivo de conseguir una mejora en el ritmo del habla. Por eso, pueden realizarse ejercicios como la lectura de frases en interrogativa, exclamativa, lectura de poemas, canciones…

Es muy importante la colaboración y participación activa de los familiares de las personas con disartria y por supuesto, la implicación del paciente en la hora de realizar los ejercicios para conseguir una mejora.

Claudia Sánchez Redondo- Logopeda

Grado en Logopedia en la Universidad de Valencia. Especializada en logopedia clínica en daño neurológico y en terapia miofuncional.

Trayectoria profesional: Logopeda en una clínica con niños/as con dificultades de aprendizaje

Actualmente trabaja en Xicaes, tratando con los niños/as que tienen alterada la comprensión y/o producción del lenguaje, el habla, la voz, trastornos orofaciales mediante terapia miofuncional y alteraciones en la deglución.